Río 2016-básquet: un partido que dejará nostalgia o incredulidad