Sequía con plan B: qué hacen las empresas para amortiguar el cimbronazo