Tras la carne: el acuerdo por el trigo que ahora quiere el Gobierno