los planes para el posicionamiento. Bahía Blanca proyecta su futuro como un puerto de clase mundial