Balance: sin margen para el azar