El caso Celistics. La ruta de los smartphones