Tendencias. De la ficción a la realidad: la hora de los robots blandos