Eike Batista modera sus ambiciones en medio de dudas sobre sus metas