El debilitamiento global pone a prueba el vigor de la recuperación de EE.UU.