El fin de una era: el milagro exportador japonés se desinfla