Holcim y Lafarge crean un titán, ahorales falta convencer a los reguladores