La izquierda mexicana declara la guerra petrolera