La tormenta global seguiría castigando a las bolsas de América Latina este año