Tecnología. Las apps también apelan a la nostalgia y reviven épocas pasadas