Los ataques en Argelia obligan a las petroleras a reforzar la seguridad