Los dolores de cabeza de los médicos particulares: agendas apretadas, gastos fijos en alza y pagos demorados