Los mercados emergentes socavan los resultados de gigantes de consumo