Los países emergentes sienten el golpe