Nestlé cree que ayudar a que la gente coma mejor puede ser un negocio redondo