Opinión. Un sueño de largo plazo: la economía del conocimiento