Editorial I. Boggiano: ¿juicio o circo político?