Alarma: la variante británica del coronavirus apunta a una mayor mortalidad, advirtió Boris Johnson