David Blair, el marinero que no subió al Titanic y se llevó la llave que pudo haber evitado la tragedia