EE.UU.: tiene cinco años, padece una enfermedad terminal y no quiere ir más al hospital