En Mosul, el anuncio no alteró la ofensiva