En sus 220 años de historia, el Capitolio fue escenario de violencia, pero nunca como lo que vimos ayer