Gracias a gestiones de Alberto Fernández, el papa Francisco recibió a Lula en el Vaticano