La paranoia a que la raza blanca se extinga arraiga entre tiradores y políticos