Brecha. Londres, capital de los millonarios, y también de la desigualdad social