Gran Bretaña. Londres, capital del turismo del divorcio millonario