Los accionistas de Europa se rebelan contra los ejecutivos