Para las fuerzas iraquíes, una victoria que las enfoca en la batalla final