Para Londres, un ejercicio de libertad