Una ciudad con sed de venganza presagia que la violencia aún no terminará