Dinamita contra la solemnidad: por qué Jojo Rabbit debería ganar el Oscar a la mejor película