Mónica Ayos, Diego Olivera y un romance inevitable en el que nadie creía