Facturan un millón al año con una app para gestionar canchas deportivas

Sebastián Vekselman, uno de los creadores de Alquilá tu cancha
Sebastián Vekselman, uno de los creadores de Alquilá tu cancha Crédito: Gentileza
Daniela Chueke Perles
(0)
12 de febrero de 2020  • 11:11

Sebastián Vekselman se recibió de ingeniero industrial en la universidad de Mar del Plata y se lanzó directo a emprender. A dos años de poner en marcha su idea de desarrollar una tecnología para alquilar canchas online en su ciudad, llevó su negocio a otras ciudades. En 2019, junto con su partner, el ingeniero en sistemas Federico Heiland, lograron facturar 1 millón de pesos y ahora apuestan a conseguir una inversión de cien mil dólares para seguir creciendo y expandirse al mercado latinoamericano.

La idea surgió en medio de una clase de ingeniería económica. Quizá porque el tema no estaba interesante o porque el calor y el cansancio lo habían llevado a uno de esos momentos que todo estudiante tiene en algún momento - dejar volar la mente fuera del aula- lo cierto es que Sebastián empezó a visualizarse con sus amigos, ya entrada la tarde noche, jugando un partido de paddle. Tenía que organizar. El tema fue que para reservar cancha iba a tener que irse de la clase para llamar por teléfono. ¡Qué incómodidad!... Estaría bueno poder ahí mismo, disimuladamente, en pocos segundos, ir pispeando la pantalla de su celular para ver horarios y lugares disponibles. Con solo un click podría guardar la cancha para la juntada de esa tarde y ya estaría el tema solucionado, pensó. ¿Cómo puede ser que en la era de las comunicaciones cuando podés pedir un delivery de comida, reservar un vuelo y un hotel desde tu celular, no exista la posibilidad de asegurarte una canchita en un solo click?

"Tengo que hacer algo", se dijo a sí mismo Sebastián y no paró desde entonces. La idea prendió con tanta fuerza en su mente que se tuvo que ir de la clase pero no para irse a reservar la cancha sino para sentarse en un bar a hacer números y diseñar el plan." Llamé a mi mejor amigo, se lo comenté y aunque ni el ni yo en ese momento no sabíamos mucho de tecnología, me dijo dale arranquemos", cuenta. Pero finalmente después lo pensó mejor y se dio cuenta de que no era el momento, todavía tenía que estudiar y graduarse.

El día que se recibió y ya tenía que ponerse a trabajar, entonces sí, se preguntó qué quería hacer de su vida: ¿trabajar en relación de dependencia o emprender en algo propio, que sea un desafío personal? "Me decidí a emprender", recuerda. " Tenía 3 o 4 ideas de negocios en mente, las escribí a todas en un papel, las leí en voz alta y la única que me hizo sonreír fue Alquilá tu cancha. Entonces fue claro que tenía que arrancar con esta", evoca.

Llamó a su amigo, buscaron a una diseñadora gráfica y a un programador, entre su grupo de amigos y se pusieron a trabajar. A las dos semanas, ellos se sinceraron y reconocieron que el proyecto les quedaba grande, que no tenían experiencia. Pero Sebastián estaba decidido a ponerlo en marcha, así que siguió buscando. En el camino se encontró con distintos amigos y conocidos que le fueron dando una mano, también contrató programadores, les pagó y aunque los desarrollos no funcionaban y pese a que perdió mucha plata, siguió insistiendo. "Al no tener conocimiento yo no sabía bien ni qué pedir, ni cómo orientarlos, no encontraba quien me interpretara, cuando yo lo único que sabía era que quería o quería hacer algo que me permita tocar un botón y reservar una cancha", explica.

Investigar las necesidades para encontrar las soluciones

Esa idea tan clara que Sebastián tuvo al comienzo, tenía una contraparte, una necesidad que existía en el rubro "alquiler de canchas" que todavía él no había logrado detectar. Pero cuando finalmente lo hizo, el proyecto empezó a tomar otro cariz, se volvió más palpable porque iba a lograr responder a un problema que todavía nadie había solucionado. La de automatizar la gestión del alquiler de canchas. Hasta entonces él venía buscando la solución para los clientes, los deportistas y amigos que se querían juntar a jugar y necesitaban reservar un turno sin perder tanto tiempol. Pero ¿qué pasaba con los que tenían las canchas disponibles? ¿Qué necesitaban ellos? ¿Qué problemas tenían?

Al explorar ese terreno, la otra cara del ecosistema del alquiler de canchas, pudo entender a sus otros clientes: los propietarios de las canchas. Se reunió con gente del sector, les comentó su idea y les preguntó ¿en qué te puedo ayudar? Ellos todavía tenían problemas como superposiciones de turnos, o gente que reservaba y no iba, o pagos que se traspapelaban. Todo eso porque usaban el antiguo método del cuaderno y la birome. "Así, entendiendo en qué yo les podía ser útil a los predios, me di cuenta de que el negocio no estaba en alquilar solamente las canchas sino en gestionarles a ellos todos sus procesos de una manera más automática", explica Sebastián.

.
.

Entonces, junto con Federico Heiland, ingeniero en sistemas, desarrollaron un sistema de gestión específico para canchas deportivas. Es una plataforma que profesionaliza el negocio, desde el predio se vuelca la información de las canchas, los horarios, los gastos administrativos, los pagos, los datos de los clientes, todo en forma digital. Esto permite ahorrar tiempo, dinero y mejorar la información, que se guarda en la nube. A los empresarios les permite tener acceso a bases de datos, a estadísticas, a reportes que les ayuda a analizar el rumbo de su negocio y, también tienen la opción de brindarles un servicio más a sus clientes: que reserven su cancha a través de la aplicación.

El 12 de junio de 2017 en Mar del Plata el emprendimiento Alquilá tu cancha se lanzaba al mercado y en poco tiempo iba a tener 400 canchas asociadas y 18 mil usuarios que alquilaban a través de la app.

Conquistar la gran ciudad

Con el entusiasmo bien arriba, en 2019 Sebastián se mudó a Buenos Aires para extender el negocio a todas las canchas y clubes de la capital. Pero pronto tuvo el primer desengaño: la capital es un mundo aparte. Las canchas son más grandes, los clientes son más exigentes y en algunos casos los modelos de negocio eran más complejos que él había conocido.

"El primer posible cliente que visité me atendió muy bien, me dijo que le gustaba mucho la idea de la app pero me plantea ya un primer problema" , recuerda. "Me dijo... ¿cómo hacemos para ofrecer en tu app, estas dos canchas de fútbol 5 que están separadas por una red para que, al sacarlas, se transforme en una cancha de fútbol 9?". Y lo cierto es que el sistema no permitía automatizar esa opción, así que, con varios desafíos de ese estilo, se volvió a Mar del Plata, y trabajó con su equipo (un socio y 9 freelancers) durante seis meses hasta que los resolvió y volvió a capital.

El mismo posible cliente, le planteó entonces otro nuevo inconveniente. Cómo asegurarse que el jugador que hacía su reserva online, realmente ocupara la cancha en el momentos y horario bloqueado en el sistema. Hasta ese momento la aplicación no estaba integrada con las tarjetas de crédito. De modo que tuvo que desarrollar una nueva funcionalidad que permitiera al usuario poder reservar usando su tarjeta de crédito como garantía, pero pagando en efectivo en el mismo momento de hacer uso de la cancha.

De cómo ir para adelante hasta hacer que funcione

Crédito: Gentileza

  • El modelo de negocio es una especie de B2B. " Nosotros le vendemos el servicio a la cancha, le damos un software de gestión que pude estar on u offline y cobramos una comisión por reserva online, un porcentaje muy bajo", detalla Sebastián.
  • No tenía experiencia emprendiendo en tecnología. "Había hecho un taller de cajones peruanos, taller de cargadores solares portátiles, pero nunca me había mandado con una empresa de cero.
  • Aguantar la ansiedad de los demás. "Mi familia me preguntaba cuándo iba a trabajar realmente, fue duro, pero yo creía en esto,, por eso invertí todos mis ahorros y confieso que al principio perdí mucha plata".
  • Conseguir inversores. "Una vez que ya tenés algo armado podés buscar inversores porque tenés cómo mostrar que lo tuyo está validado. Ahora estamos cerrando una ronda de inversión que nos va a permitir potenciar la empresa a toda Argentina y estamos apuntando a expandirnos en mercados latinoamericanos".
  • Juntar toda la experiencia posible . "Trabajé un tiempo en Globant, que me contrató justamente por haber hecho Alquilá tu cancha en Mar del Plata. Esa experiencia fue un salto a nivel cualitativo espectacular porque empecé a entender la tecnología y hoy puedo hablar con desarrolladores de igual a igual".
  • Si cuando te levantás a la mañana estás feliz, vas por buen camino . "A mí el despertarme y saber que tengo que ir a juntarme con el dueño de una cancha, con gente muy grosa del mundo del deporte, con algún artista famosos, me moviliza. Todo eso lo logré con este emprendimiento y creo que eso es importante: la convicción de amar lo que uno está haciendo, no se puede hacer por plata, hay que hacerlo por amor al arte y si después viene la plata mejor todavía.
  • La tecnología se puede aprender. "No es difícil emprender en tecnología, programar no es difícil. Lo difícil es el primer momento.No tenía ni idea de que era ni una línea de código, me tuve que sentar a leer y preguntar todo".
  • Juntate con gente que comparte conocimiento. "Encontré gente que me tuvo paciencia y me enseñó mucho, así el año pasado nos seleccionaron como startup de Google y eso nos permitió un crecimiento espectacular y hoy tenemos un producto que los clubes usan y los usuarios valoran positivamente".

En números

  • 22 mil deportistas reservan con Alquilá tu cancha, el número se amplía a 30 mil si se considera todos los que juegan cada vez.
  • 600 usuarios de Argentina ofrecen sus canchas.
  • 3000 reservas mensuales se realizan a través de la app.
  • 10 mil dólares fue la inversión inicial.
  • 1 millón de pesos aproximadamente facturaron en 2019.
  • 100 mil dólares esperan conseguir en 2020 en rondas de inversores para invertir en desarrollo, ventas y marketing.
  • 7 ciudades usan Alquilá tu cancha: Mar del Plata, Buenos Aires, Tucumán, Salta, Mendoza y próximamente Rosario y Córdoba.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.