Vendían muebles en el patio de su casa y hoy tienen un local de 3 pisos en Palermo

.
.
Ayelén Di Leva
(0)
8 de octubre de 2019  • 14:23

Esta pareja de emprendedores , creadores de Idear Home, lograron un concepto de negocio que fue furor desde el primer momento. Pero, en vez de hacer la plancha con las ganancias, decidieron reinvertirlas constantemente en su empresa para poder crecer. Acá te contamos su historia y las claves de su éxito.

Agustina Azcuy (26) y Germán Dunand (29) se definen como emprendedores por naturaleza. Cuando se conocieron se dieron cuenta de que tenían que armar algo juntos. Eran pareja y, en 2015, como si fuera un juego, empezaron a planear un negocio. Ger es carpintero y Agus, diseñadora de interiores, así que se les ocurrió poner manos a la obra y crear muebles diseñados y fabricados por ellos mismos. Tenían 21 y 25 años y la fuerza emprendedora como bandera. "Empezamos a hacer algunas cosas en madera o en hierro en la galería de mi casa, al aire libre. Fabricábamos, publicábamos en Facebook y automáticamente se vendía. Nos dimos cuenta de que era un éxito", cuenta Agus. Fue tan grande el impacto que ella a las dos semanas renunció a su puesto como diseñadora en un estudio de arquitectura y se la jugó por su idea: "Sentíamos que nos iba a ir re bien", recuerda. No estaban equivocados.

Encontrar el diferencial

Detectaron una necesidad y, casi sin pensarlo, arrancaron. "Lo primero que visualizamos fue que no existía una tienda que vendiera muebles lindos y accesibles. No había punto medio, era o gastar un dineral o comprar muebles de pino. Entendimos que lo que se necesitaba era vender productos económicos y copados. No había competencia en ese mercado", explica Agus, y detalla: "Tratamos de que todos los muebles combinen con todo. Tenemos una línea nórdica muy versátil que es amigable. Hoy en día casi todos tenemos espacios chicos, por eso tratamos de vender cosas chicas, funcionales y minimalistas que no carguen la visual y en colores claros".

.
.

Arrancar aunque tengas poco

El primer paso lo dieron con 1000 pesos que tenían ahorrados. Con ese dinero compraron una máquina lijadora para hacer los primeros diseños. Fabricaban, publicaban en Facebook e inmediatamente lo vendían. La repercusión era tan rápida que cada vez tenían que fabricar más para atender a la demanda. Hacían todo ellos dos solos: producir, pintar, armar, vender, entregar. Estuvieron así, trabajando de lunes a lunes las 24 horas, durante un año, que fue cuando se animaron a ir por más y abrieron su primer showroom en Barracas. Alquilaron un departamento chiquitito y el día de la apertura se llenó por completo, hacían fila en la calle y durante todo el día entró gente.

Reinvertir en el negocio

Durante dos años invirtieron todo lo que generaban, tanto que sus primeros sueldos los empezaron a recibir recién hace muy pocos meses. "Aprendimos a cuidar la plata. Cuando crecés tan rápido no te queda otra que invertir, porque cuando invertís, avanzás. Vivíamos, pero no nos íbamos de vacaciones ni salíamos a comer afuera, todo era para el emprendimiento", explica Agus y aclara que le dieron mucha importancia a la publicidad. "Fueron dos años de un esfuerzo tremendo. Eso también fue lo que nos fortaleció, porque hicimos todo nosotros. Cuando empezamos a delegar, fue todo más fácil. Está buenísimo tener una ayuda en el comienzo, pero lo interesante de arrancar de cero es que sabés hacer todo, porque ya lo hiciste, entonces a las personas que sumás les podés explicar desde tu experiencia. Eso es un punto a favor que se ve en los resultados. Nosotros queríamos hacer todo, teníamos la energía para hacerlo, pero cuando encontramos un equipo logramos progresar aún más rápido", cuenta.

Cumplir metas e ir por más

En julio pudieron cumplir la meta que se habían propuesto para este 2019: abrir un local en Palermo. Dicen que se basaron en una corazonada, se arriesgaron y apostaron por un espacio grande, de tres pisos, que se llena todos los fines de semana y gracias al cual pudieron duplicar las ventas (a pesar de la crisis). Hoy tienen, además, la fábrica en zona oeste donde trabajan más de 10 personas bajo la atenta mirada de Ger, otro local a la calle en Barracas, muebles traídos de China, Malasia, Vietnam, entre otros y, ahora empezaron a sumar deco, para cubrir todas las necesidades del nuevo público que están conquistando. "Tratamos de que todo lo que se venda bajo nuestra marca tenga un plus de diseño, de buen gusto, de alegría, de magia y de luz", cierra Agus. ¿El próximo paso? Hacer franquicias para que Idear Home tenga sus sucursales en todo el país. Está a la vista, su crecimiento no tiene techo.

EN NÚMEROS:

.
.

  • 572.000 seguidores en Instagram.
  • 15 empleados tiene Idear Home hoy.
  • 2 locales a la calle (uno en Barracas, otro en Palermo)
  • El primer mueble que vendieron fue la escalerita Santa Fe, hoy venden 150 escaleritas por mes.
  • Se venden, en promedio, 50 sillones por mes, de un modelo solo (el Dublin)

Más info: @idearhome.

Algunas veces, empezar con poco e ir invirtiendo las ganancias para crecer puede ser una fórmula increíble para convertir tu emprendimiento en una empresa con todas las letras. ¿Qué hacés vos con las ganancias de lo que vas generando?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.