A pérdida: cuánto menos vale el dólar “cara chica” en las operaciones inmobiliarias