Hoteles del interior: se adaptan “para la vuelta” y hasta aceptan criptomonedas