Propiedades en dólares: la historia olvidada que explica por qué no cotizan en pesos