A un día de su centenario. Borges, sin flores en Ginebra