Opinión. Diálogo, acuerdos y coraje para salir del estancamiento