El salmón de la discordia: de la buena mesa al banquillo de los acusados