En la secundaria, la orientación ideológica llega por escrito a las escuelas