La búsqueda de un nuevo líder divide a Microsoft