Ray tracing en las placas de video caseras: como la inteligencia artificial crece en los videojuegos