WannaCry, las lecciones que seguimos sin aprender