Maratón Baikal. El argentino que corrió 42 km sobre hielo volvería a hacerlo