Renovación sobre ruedas y a la vista, lo último en baños y cocinas

Sea en la obra por estrenar o en los pequeños cambios de accesorios, estos ambientes ganan modernidad con formas más funcionales e iluminación bien graduada
(0)
28 de abril de 2004  

Siempre con innovaciones, los baños y las cocinas de última generación invitan a disfrutar del buen diseño. En general, en la mayoría de estos espacios se privilegian los revestimientos rústicos, que combinan materiales clásicos con otros más actuales, como el aluminio y el cemento alisado. En cualquier caso, arquitectos y decoradores consultados coinciden en que, más allá de las propuestas, los protagonistas son los usuarios y sus necesidades.

La cocina constituye un espacio de fundamental importancia y, si bien hay que ubicarla dentro de un determinado contexto (departamento, casa, casa de fin de semana, etcétera), existen ciertos puntos en común en su diseño y decoración. Es recomendable, por ejemplo, que observe cierta flexibilidad en la disposición de sus elementos.

Multifunción

La arquitecta Paula de Elía, autora de la cocina configurable, opina: "Esta cocina se compone de tres módulos principales preparado, cocción y lavado. La particularidad del sistema es que a partir del módulo de lavado, que es fijo, se organizan los otros, generando distintas configuraciones en el armado".

Así, el usuario se encuentra con la ventaja de poder desplazar los elementos según las circunstancias. La idea del movimiento está dada por la posibilidad de tapar la cocción y el lavado, convirtiendo de esta manera el equipamiento en superficie de apoyo para otras funciones.

De esta forma, la cocina puede transformarse eventualmente en un espacio de trabajo, estar, estudio, por ejemplo. Este concepto es sumamente coherente con los tiempos actuales, en los que los cambios operan tan bruscamente que se torna necesario revisar otras maneras de vivir los espacios.

Los clásicos muebles de cocina se presentan en varios colores, pero los expertos recomiendan el blanco, por su neutralidad y la ayuda que brinda en la dispersión de la luz artificial, aunque existen diferentes formas de iluminar esos espacios. Los últimos diseños tienden a focalizar la fuente de luz general desde el cielo raso, provocando un efecto de separación virtual entre techo y pared. En el plano de la mesada, se ubica la iluminación puntual sobre el plano de trabajo que, a su vez, destaca los elementos de uso.

El acero cobra un papel fundamental en la mesada, los artefactos y barrales perimetrales; estos últimos, óptimos accesorios que organizan y sistematizan los enseres cotidianos.

Una de las últimas tendencias busca mantener todo a la vista. Por eso, los muebles cuentan con varias repisas y puertas translúcidas o transparentes.

Las mesadas revestidas con cerámica son muy recomendadas para las cocinas de viviendas de fin de semana o country, porque resultan cálidas y muy fáciles de limpiar. En lugar de cajones, los canastos de mimbre de forma rectangular tienen en esas cocinas un protagonismo especial.

Con lujo de detalles

Los últimos programas de baños se componen de módulos y accesorios para disfrutar con todos los detalles. En ellos se excluyen los muebles monolíticos en favor de las piezas independientes, que pueden disponerse libremente.

Este concepto orienta el uso de cuencos en lugar de los clásicos lavatorios de pie o de colgar. Juan Nieva, de la firma Grinbaden, comenta: "Estamos exportando estos productos a Estados Unidos, a la empresa International Interstone Corp. Y se comercializan con mucho éxito en el mercado local, en negocios de Pilar, San Isidro y el Buenos Aires Design". Estos recipientes se fabrican de manera semiartesanal con forma circular, oval o alabeada, como una ostra.

"Por las características de su realización podemos personalizarlos de acuerdo con el gusto del arquitecto, decorador o el propio cliente, con materiales diversos", agrega Nieva. El cuenco está compuesto por piezas de mármol travertino o piedra ardocia (con dos tipos de verde, grisáceo u óxido), de proporciones similares a los mosaicos venecianos, por ejemplo. "También se emplea una piedra rojiza, denominada lenga porque parece madera", concluye.

Un dato interesante es que, como estos artefactos necesitan de una superficie de apoyo, también se puede contar con mesadas y revestimientos de pared con el mismo material haciendo juego, resueltos con los mosaicos de esas u otras proporciones, o simplemente con chapas a medida.

Para minimalistas

Otra empresa que recientemente lanzó una línea de cuencos para baños y cocinas es Ferrum. Por su formato, circular o rectangular, en varios modelos; y por su terminación, enlozado blanco, se logrará un ambiente más despojado y de líneas netas. Se comercializan junto con muebles enchapados en madera oscura y con finos herrajes color aluminio.

La vedette, en casa

Lo que se mantiene imperturbable es el estrellato del espejo, principal referente del lugar. Cuadrados, rectangulares, con estantes o luces incorporados, con o sin bisel, con espejos de aumento auxiliares... la elección depende de cada programa. Todos permanecen a disposición en Barugel Azulay y otras firmas proveedoras.

Con referencia al uso y disposición de los materiales, la arquitecta Mónica Scheinfeld opina: ¨En los últimos tiempos, el vidrio se ha transformado en elemento vedette con su aplicación en nuevos usos: revestimientos, mesadas, divisorios.

Regreso con gloria

La venecita, vidrio al fin, ha sido revalorizada luego de una larga temporada de censura. En la última edición de Casa FOA en Monserrat, los hemos visto ocupando distintos lugares en casi todas las propuestas desarrolladas para baños públicos y privados. "Se presentaron como revestimiento, en forma de guardas; como divisorios, y hasta protegiendo una muestra fotográfica en forma de azulejos."

Agrega que, como con todo elemento nuevo, cada diseñador lo incorpora a su repertorio de manera personal, y eso hace que las variantes se multipliquen y las respuestas sean más creativas. "Esto no necesariamente significa que aquello de moda en los baños sea el vidrio (para seguir usando el mismo ejemplo), sino más bien que la técnica puesta al servicio del diseño puede encontrar nuevos usos para viejos materiales y nuestro desafío, pues, es explotarlos", concluye.

Las últimas tendencias en el mobiliario del baño también tienen que ver con el ahorro de metros cuadrados, que no siempre abundan. En esos casos, los grandes armarios se sustituyen por pequeños soportes sobre los que reposan jaboneras, portacepillos y demás artículos de aseo. Otra alternativa, ya que no es conveniente recargar esa estancia íntima, son los muebles en suspensión que se idean con la intención de desahogar el ambiente y favorecer la circulación.

Aliar texturas con criterio personal

Renovar azulejos o el piso del baño es una manera rápida y eficaz de otorgarle un nuevo aspecto y gastar poco dinero. Existe ahora una gran variedad de materiales recomendables: cerámicos, mosaicos y maderas, que solucionan, en el nivel decorativo, la estética general del lugar.

Pero las posibilidades no se agotan en los materiales tradicionales, porque la tendencia apunta a lograr espacios cada vez más personalizados, aunque antagónicos. Los que prefieren lugares de aspecto tecnológico pueden usar el acero inoxidable o galvanizado, con artefactos de iluminación embutidos; los que buscan un efecto cálido, en cambio, pétreos de todo tipo con incrustaciones de metal, vidrio u otras piedras.

Más alternativas para el cambio

El precio de la instalación de azulejos puede incrementarse si se trata de piezas de pequeño formato. También puede resultar más oneroso el reciclaje, si el piso o la pared están mal nivelados, o si se quiere efectuar una colocación con escuadra para dibujo lineal (cartabón). Otra posibilidad, para abaratar costos, es pintar los azulejos en lugar de cambiarlos.

Al respecto, el ingeniero Osvaldo Accini, jefe del Departamento Técnico de la firma Sherwin Williams, detalla: "Nuestra empresa cuenta en su línea con Novacor Azulejo, una pintura desarrollada especialmente para pintar piezas vítreas, sobre las que posee excelente adherencia. El tratamiento es óptimo para cambiar los colores de terminación superficial de baños, cocinas y lavaderos".

Lo particular de este producto es que tiene una base acrílica (antes era sintética); más fácil de aplicar, con rodillo de espuma o soplete. Viene en color blanco y seca en una hora.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.